Una herencia envenenada

imagenYa hemos hablado en varias ocasiones del Boletín de la EOI y hoy lo traemos de nuevo al blog para incidir en un interesante artículo del boletín del mes de marzo.

El texto , de fácil lectura para el alumnado de bachillerato, reflexiona sobre el problema de la energía nuclear y el eterno debate de si constituyen  o no  una alternativa para el cambio climático, dilema al que se oponen radicalmente. Además de  incidir en el problema de los residuos , de la inestabilidad de las centrales  en lugares como Japón donde, aún a pesar de las precauciones tomadas por el riesgo sísmico, no han podido evitar la catástrofe , el texto responde a algunas preguntas que seguramente habrán salido durante los debates en el aula.

Argumento 1: Durante su funcionamiento no se emite CO2 y no se contribuye al efecto invernadero

Contraargumento: Si se toma en consideración todo el proceso, desde la construcción de la central y la extracción del mineral de uranio las toneladas de CO2 emitidas no son muy inferiores a las liberadas por una central térmica.

Argumento 2:  Supone una gran parte de la contribución energética en el mundo.

 Su contribución no llega al  6% de la energía mundial , e  incluso en los países más nuclearizados como Francia o Japón, el porcentaje de energía de origen nuclear no llega al 20% y el consumo per cápita de petróleo en ambos países es similar al del resto de países desarrollados.

Argumento 3: El uranio es prácticamente inagotable.

Contraargumento ·: Sólo con las menos de 500 centrales existentes ya se prevé déficit de uranio para antes de dos décadas.

Por último el artículo reflexiona sobre las alternativas energéticas  , sobre el impacto de los combustibles fósiles en la aceleración del cambio climático y sobre la búsqueda de nuevos modelos energéticos.

En definitiva , un texto imprescindible en las aulas de CCMC y  al que podéis incorporar más argumentos y contraargumentos en vuestros foros y blogs de aula.

Hacédnoslos llegar!!!

Imagen: EOI

Esta entrada fue publicada en Cambio Climático, Energía y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario